EL PRIMER BRUNCH | Como una plegaria

Nico Artusi
SEGUIR @sommelierdecafe

“Brunch: una súplica”. Es el año 1895 y el periodista inglés Guy Beringer se dispone a bautizar un nuevo fenómeno social desde las páginas del semanariounter’s Weekly. ¿Súplica? ¿Bautizar? En su génesis, el brunch tuvo un origen casi religioso. Advertidos de que la hostia es demasiado frugal para acallar el ruido demoníaco de las panzas durante los interminables servicios dominicales, algunos restaurantes cercanos a las iglesias londinenses empiezan a orecer una nueva clase de comida: más que un menú, un milagro. Más tardío que un desayuno, pero más temprano que un almuerzo, el brunch inglés nace como un servicio público para los feligreses que encuentran en el acrónimo un consuelo todavía más piadoso que la comunión. Breakfast + lunch. Un rejunte de huevos revueltos, salchichas asadas, tostadas saladas, panes de chocolate, ensaladas de frutas, té, café y champagne con jugo de naranja. La mezcla se hace carne en el mediodía del domingo y los cronistas sociales de la época detectan un fenómeno impío: el de aquellos que van a misa como una excusa para ir a brunchear después y el de los que ni siquiera entran a la iglesia pero aun así ocupan una mesa en el restaurante de enfrente. En su eterna disputa por el título de propiedad de los inventos, ingleses y estadounidenses pelean la paternidad del brunch pero los libros de historia gastronómica son salomónicos: nace en Inglaterra aunque se hace popular en los Estados Unidos. Y amén. A fines del siglo XIX, cuando la inventiva humana permite creer que todo está por inventarse, unos hábiles comerciantes ingleses crean la costumbre que llegará hasta el siglo XXI y las palabras del periodista Beringer definen el nuevo horario para comer y se hacen extensivas a cierto programa de radio que un siglo después rinde tributo a la costumbre: “El brunch es alegre, sociable e incitador. Es irresistible a la charla. Te pone de buen humor, te deja satisfecho con vos mismo y con tus semejantes, desplaza las preocupaciones a la semana”.

Brunchear | Copyright 2020 | Todos los derechos reservados