LA PATRIA POTESTAD | Del Brunch…

Nico Artusi
SEGUIR @sommelierdecafe

Ya por su etimología, se sabe que el brunch habla en inglés. ¿Pero con el acento anglosajón de qué lado del Atlántico? El periodista británico Guy Beringer lo había bautizado, es verdad, pero así como los Beatles no serán auténticamente populares hasta su primera gira por los Estados Unidos, el brunch debe cruzar el océano para convertirse en fenómeno de masas (dulces y saladas). Si es cierto que el éxito tiene varios padres, tanto como que el fracaso es huérfano, en Norteamérica también es un periodista el que pone la firma para consagrar la nueva costumbre híbrida, un revoltijo entre breakfast y lunch. A principios del siglo XX, un tal Frank Ward O’Malley escribe en el periódico neoyorquino The Sun una columna dedicada a desguazar los hábitos alimenticios de los cronistas que hacen la calle: son tipos que esperan a las actrices y a los políticos a las salidas de los teatros, que se acuestan tarde y que a veces se levantan temprano y, en la desértica tierra de nadie que es el mediodía de cualquier domingo, en algunos restaurantes y hoteles les sirven los restos del desayuno y los anticipos del almuerzo (tienen la primicia de lo que van a comer las familias respetables cuando se sienten a las mesas con manteles blancos). La diferencia entre el viejo y el nuevo mundo es notable en lo semántico y en lo social (¿por qué en un lugar se dice centre y en otro, center?). En Inglaterra, un reino muy conservador donde su monarca es también la cabeza de la iglesia, el brunch nace como una liturgia religiosa: un servicio para los que tienen hambre después de misa. Pero en los Estados Unidos, la tierra pagana de las oportunidades, donde la religión principal rinde culto al progreso y el dinero, el desayuno-almuerzo se impone como un consuelo para bendecir el estómago de los salidores endemoniados: aquellos noctámbulos empedernidos que los sábados a la noche siguen hasta tarde y los domingos a la mañana se saltean el desayuno. 

Brunchear | Copyright 2020 | Todos los derechos reservados